Anonim

Un latido cardíaco rápido. Palmas sudorosas. Pensamientos nublados. Para muchos estudiantes, el mayor obstáculo para aprobar un examen no es lo que saben, sino la ansiedad que sienten.

El estrés y la ansiedad pueden causar estragos en la capacidad del estudiante para concentrarse en las pruebas, lo que lleva a un bajo rendimiento y, en última instancia, a menos oportunidades para tener éxito en la escuela. Un nuevo estudio destaca una solución efectiva: guíe a los estudiantes para que vean el estrés de manera diferente, como un impulso en lugar de una carga. Los ejercicios simples de escritura de 10 minutos dados justo antes de una prueba ayudaron a los estudiantes a ver el estrés como "una fuerza beneficiosa y energizante" que podría ayudarlos.

Los ejercicios de escritura fueron más efectivos para estudiantes desfavorecidos, que pueden ser sensibles a situaciones que enfatizan el rango y el estado, subproductos de las pruebas de alto riesgo. Sus pares más ricos pueden tener acceso a más recursos como tutores que pueden aumentar sus posibilidades de éxito en la escuela, y en comparación, los estudiantes de familias de bajos ingresos pueden sentir más presión para salir adelante porque tienen "menos margen de error", lo que aumenta la Estacas de fracaso.

Los psicólogos Christopher Rozek, Gerardo Ramírez, Rachel Fine y Sian Beilock siguieron a 1.175 estudiantes de biología de la escuela secundaria durante un año para estudiar cómo el estrés afectaba su capacidad para aprobar exámenes importantes. Se dieron cuenta de que los estudiantes de bajos ingresos se veían perjudicados desproporcionadamente por la dificultad para regular la ansiedad ante los exámenes. Estos estudiantes experimentaron "pensamientos preocupados acerca de la posibilidad de fracaso" que se convirtió en una profecía autocumplida: estar estresado por fallar aumentaba la probabilidad de fracaso. Pero los ejercicios de escritura de 10 minutos que alentaron a los estudiantes a dejar de lado los pensamientos negativos, regular sus emociones y reinterpretar el estrés como una fuerza positiva les ayudó a desempeñarse mejor.

En el estudio, se asignaron dos tipos de redacción inmediatamente antes de los exámenes de fin de semestre:

  • Escritura expresiva. Se les pidió a los estudiantes que escribieran sobre sus pensamientos y sentimientos sobre el examen que estaban por tomar. También se les pidió que escribieran sobre otros momentos de sus vidas en los que habían experimentado pensamientos preocupados.
  • Reevaluación del estrés. Se les pidió a los estudiantes que pensaran que sus síntomas de estrés eran útiles para tomar exámenes. Por ejemplo: "Si te sientes nervioso o ansioso mientras realizas un examen, piensa en cómo las respuestas de tu cuerpo pueden realmente darte energía y ayudarte". Los estudiantes también leen un pasaje que explica cómo las respuestas psicológicas al estrés: latidos cardíacos más rápidos y respiración agitada, por ejemplo, ayuda a mejorar el rendimiento al aumentar el flujo de oxígeno al cerebro, aumentando el estado de alerta.

Ambos tipos de ejercicios demostraron ser efectivos para impulsar el rendimiento estudiantil, especialmente el de los estudiantes de bajos ingresos. (Ambas indicaciones de escritura están disponibles en línea.) La brecha de rendimiento entre los estudiantes de bajos y altos ingresos disminuyó en un 29 por ciento, y la tasa de reprobación del curso para los estudiantes de bajos ingresos se redujo a la mitad, haciendo de esta intervención una herramienta potencialmente valiosa para aumentar la equidad. .

El estrés es útil, hasta cierto punto

El estrés no siempre es malo. En una popular charla TED, la psicóloga Kelly McGonigal explica que reformular el estrés puede ayudar a las personas a ser más productivas: “Ese corazón palpitante te está preparando para la acción. Si estás respirando más rápido, no hay problema. Está llevando más oxígeno a tu cerebro ".

Si bien el estrés crónico puede causar problemas de salud graves, el estrés a corto plazo puede ser beneficioso, ya que aumenta la atención y el rendimiento de la memoria. En 1908, los psicólogos Robert Yerkes y John Dodson realizaron un experimento simple en ratones que sentó las bases para comprender el papel entre el estrés y el aprendizaje. Observaron que para tareas desafiantes, una cantidad moderada de estrés es ideal: demasiado poco conduce a la apatía, pero demasiado perjudica el rendimiento.

Los experimentos originales de Yerkes y Dodson fueron erróneos, pero abrieron nuevas áreas de investigación sobre la relación entre el estrés y el aprendizaje, incluso en humanos. Investigaciones más recientes han replicado sus hallazgos en condiciones experimentales más rigurosas, y un estudio de 2015 encontró que los niveles bajos de la hormona del estrés cortisol mejoran la memoria, y los niveles altos la deterioran.

¿Por qué el estrés sería beneficioso? Los investigadores plantean la hipótesis de que desempeñó un papel clave en la supervivencia de los primeros humanos. Nos ayudó no solo a identificar amenazas sino también a aprovechar las oportunidades. Tendemos a pensar en el estrés como una reacción a los eventos negativos, y aunque este suele ser el caso, el estrés ayuda a agudizar nuestro enfoque. ¿Te sientes nervioso por conocer a alguien famoso? ¿Las mariposas en tu estómago antes de dar una presentación? Esos sentimientos te dicen: "Esto es importante, así que presta atención".

Estrés transformador

En el aula, la ansiedad ante los exámenes puede ser generalizada y afectar la capacidad de los estudiantes para desempeñarse en todo su potencial. Pero los maestros pueden dar algunos pasos para ayudar a los estudiantes a superar la ansiedad ante los exámenes:

Paso 1: Reconozca que las pruebas miden más que solo la capacidad académica. También miden cuánta ansiedad de prueba sufre un estudiante.

Paso 2: replantear el estrés. No es una carga, sino una forma de energizar el cuerpo. Considere cómo los mejores, desde atletas hasta músicos, lidian con el estrés. El campeón de la NBA, Kobe Bryant, ha dicho: "Todo lo negativo (presión, desafíos) es toda una oportunidad para que me levante".

Paso 3: Antes de una prueba importante, dé a los alumnos un breve descanso para eliminar los pensamientos negativos. Los ejercicios de escritura son efectivos, como lo muestra el estudio reciente, pero también lo son las pausas cerebrales, los ejercicios de atención plena y las pausas de movimiento.